Para mis nietos


(“Nunca tengas miedo del día que no has visto” (Proverbio inglés)

    Tal como está esto tendría que decir para mis nietas y mi nieto. Pero me niego. Seguiré haciéndolo como lo hacía.
    Os decía ayer o tal vez anteayer o tal vez el día antes de anteayer que os envidio. Porque Jaime no se entera de la cuarentena y vosotras dos tampoco os enteráis mucho. Hacéis que hacéis deberes en casa pintando en unas libretas y luego algo de gimnasia con la señora que os cuida o con mamá. Coméis y luego siesta y cuando os levantáis, ya ha pasado la mayor parte del día.
    A mí, solo me deja la abuela ir a tirar la basura. Acabo de venir ahora. Le tardaba y me dijo que creyó que estaría caminando por el garaje como hace el abuelo paterno de Valentina y Uxía. Tardé más porque subí las escaleras andando cinco pisos y llegué cansado. En parte debido a la falta de ejercicio, y en parte a que mi barriga está creciendo. Además, ahora ya han prohibido permanecer en lugares comunes de las urbanizaciones y residencias. Nuestro garaje es pequeño y tampoco me atraía mucho.

    Un día después por la tarde…
    Hace un momento os vimos a través de Facetime a las dos en vuestra casa de La Coruña. Sois maravillosas, aunque nos gustaría que Uxía estuviera más simpática con nosotros. Valentina nos enseñó su cajón de la mesa de su habitación y la abuela no tardó en decir que es como su madre, que hacía lo mismo de pequeñita. Le dije que yo no recordaba que anduviese todo el día con un bolsito completamente lleno de cosas como el que lleva su hija.
    Ha hecho muy bien mamá poniéndoos tareas para cuando no estéis dormidas o comiendo. Y al parecer lo estáis llevando muy bien. Creo que también aprovecháis como yo para bajar la basura con vuestro padre. Aunque ya me prohibió bajar todos los días la basura porque el coronavirus, ese bichito que tan bien pintan Valentina y Uxía, parece que puede estar en el suelo muchos días y puede pegarse a las suelas de mis zapatillas. 
    Como os gusta mucho tocar el botón del ascensor para llamarlo, a partir de ahora tenéis que hacerlo con la mano que no utilizáis normalmente, creo que se llama mano no dominante. Valentina es zurda, pero creo que usa la mano derecha para llamar al ascensor y por tanto será la que suele llevar a la cara, así que tus padres serán los que deben decirte la que debes usar para llamarlo. Uxía creo que deberá utilizar la izquierda.
    Jaime, vuestro primo, no sale de casa. Ayer tuvo un mal día, tal vez por no salir a llevar la basura con su padre, y a su madre se le ocurrió ponerle dibujos en la tele y dejó de llorar y no quitaba ojo de los dibujos. ¡Con solo cuatro meses! No recuerdo si vosotras dos teníais esa suerte, aunque lo dudo porque vuestros padres eran más rígidos y no recuerdo que a esa edad os pusieran dibujos. Sí os ponían en mantas o alfombras de juego con una barra con muñequitos de tela. Hoy vimos a Jaime encantado intentando cogerlos.
    Ayer, antes de la cena, como anteayer, el padrino de Valentina conectó a toda la familia a través del Ipad/Facetime. Valentina haciendo algo, no sé lo qué, Uxía limpiando la mesa de la cocina, y Jaime muy despierto y escuchando. Es muy bonito, aunque a mi modo de ver, creo que vosotras dos también pensáis lo mismo, lo prolongan mucho. No sé lo que opina Jaime de esto. Además, a mí, me censuran antes de decir nada. El padrino de Valentina me dijo ayer que no le gustaba que dijera cosas de mi nieto, su hijo, porque el día anterior había dicho que se parecía a las estatuas o dibujos de Botero. Cómo si no lo viera como lo veis vosotras, algo gordito pero guapísimo y muy vivo como lo erais también vosotras a su edad. ¡Qué suerte tener tres nietos tan maravillosos!
    Ahora por la mañana, día del padre, os digo a los tres que también habéis tenido mucha suerte de haber nacido en tres familias maravillosas. Las habrá más ricas, pero no creo que mejores para sus nietos ni más unidas.
    Nos esperan muchos días de cuarentena, pero con vosotros tres serán más llevaderos. Tenéis que seguir ayudándonos con vuestras voces y sonrisas.
    Los seis abuelos, bueno tres abuelos y tres abuelas por si se enfadan las abuelas, os queremos muchísimo a los tres.
    Jaime, no te olvides de felicitar a tu padre. Tus primas ya lo han hecho.
    
     


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Las malas personas

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?