Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Correr

Imagen
“La lectura es a la mente lo que el ejercicio al cuerpo” (Joseph Addison)



Me levanto muy temprano todos los días. Tres cuartos de hora después salgo de casa para ir a correr. Hago esto mismo casi todos los días laborables desde hace muchos años, aunque no sé muy bien por qué.
Haga frío o calor, siento como una obligación salir a correr. Tal vez sea porque, aunque me haya enterado tarde, sé que la voluntad y la disciplina son muy importantes en nuestras vidas, o al menos en la mía.
Lo que pretendo conseguir corriendo a diario es disfrutar de mejor salud y “mejor” envejecimiento. Y aunque Oscar Wilde decía que haría cualquier cosa por recuperar la juventud... excepto hacer ejercicio, madrugar, o ser un miembro útil de la comunidad, yo haría estas tres cosas y muchas más que hiciesen falta para recobrarla.
Además, las carreras de madrugada me han servido para conocer más cosas. No sé con seguridad si esto que hago casi todas las mañanas es una adicción -al correr se segregan endorfinas por …

Personajes y personajillos de aquí y de allá

Imagen
"Hay que dejar la vanidad a los que no tienen otra cosa que exhibir" (Honoré de Balzac)





No me avergüenza decirlo. Soy pro-americano (¿se dice así?). Me gustan todas las ciudades de Estados Unidos que conozco, pero sobre todo me gustan sus gentes, por su sencillez y su falta de engreimiento o presunción. Lo mismo puede verse al nada más y nada menos que Barack Obama, presidente del país más poderoso del mundo, comiendo en Rainbow Drive In, un restaurante de tercera en las afueras de Honolulu, al lado de la carretera, en el que se pueden comprar platos típicos sin bajarse del coche o tomarlos en unas mesas afuera, al aire, o en un bar de comida rápida en Washington, que a Bill Gates, el hombre más rico del mundo, paseando por las calles de Seattle, como un ciudadano más. Claro que aquí también hay gente de tanto o más mérito y nada vanidosa: Amancio Ortega y Juan Roig, son dos buenos ejemplos.
Pero en nuestro país, los modelos como el señor de Zara y el dueño de Mercadona no son…

Mientras arde el Monte Pindo

Imagen
"El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad" (Albert Einstein)

Empiezo a escribir cuando todavía no se ha extinguido el incendio que acabó de chamuscar la poca vegetación y arboleda que quedaba en el Monte Pindo, desde el incendio anterior acaecido hace pocos años. Por supuesto no me refiero a sus alrededores, desde donde también se puede llegar al pico del monte o laxe da Moa, donde hay mucha más vegetación y arboleda, ya carbonizados los días pasados, cuando se inició el incendio.
Acabo de leer ahora mismo un estupendo artículo, "Viendo arder Galicia" de Roberto L. Blanco Valdés en La Voz de Galicia, que comienza así: "Mientras Cataluña arde, políticamente, por la irresponsabilidad sectaria de los nacionalistas, Galicia arde, en sentido literal, por los incendios del verano, que han pasado a ser como una especie de rito estival tan natural como las sombrillas playeras, las canciones horteras de Georgie Dann o l…

Acerca de los lunares... y la preocupación por la enfermedad (y la muerte) (y 3)

Imagen
“Aunque todos los expertos coincidan, pueden muy bien estar equivocados” (Bertrand Russell)







Pasaban pocos minutos de las ocho de la tarde cuando entró en la consulta. El dermatólogo se sonrió y le preguntó a que se debía el haber adelantado dos días la fecha para que le extirpara el lunar y, a continuación, antes de que él respondiese, "¿te has asustado?” - No, solo he pensado y, como me dijiste que podía tratarse de un melanoma "in situ", decidí que lo mejor sería sacar este lunarcillo de la pantorrilla cuanto antes. El dermatólogo le ordenó subir a la camilla y le preguntó si tomaba algún medicamento anticoagulante o era alérgico a algún anestésico local. Él le contestó que no a las dos preguntas. - Te voy a resecar el nevus con unos márgenes de unos 5 milímetros a cada lado, porque si se trata de un melanoma no habrá que volver a ampliarlos después, le dijo el dermatólogo. - Haz lo que mejor te parezca, contestó él. De nuevo se colocó en la camilla panza abajo, como un d…