Entradas

Sobre la bronquitis aguda, una vez más

Imagen
“El amor y la tos no pueden ocultarse” (Refrán italiano)





    Volvamos a hablar de las bronquitis agudas. Ayer decía Wladimir Alonso, un científico que lleva muchos años estudiando la gripe, que no sabemos nada de esta enfermedad a pesar de que es una de las más estudiadas. En la gripe también se produce bronquitis aguda o inflamación aguda de los bronquios, causada en este caso -esto sí parece que lo sabemos- por el virus influenza. Cuando la bronquitis no está causada por este virus de la gripe está casi siempre causada por otros virus, como rinovirus, adenovirus, etcétera, y muy raramente por bacterias como la que causa la tosferina, llamada bordetella pertussis.     No sé la razón, aunque la sospecho, del por qué los pacientes consideran a la bronquitis como una enfermedad importante. Y no es así. Sí es verdad que los síntomas de la bronquitis aguda son muy molestos, pero no es una enfermedad seria.     La tos, síntoma principal y más fastidioso, al principio seca y luego con expect…

Insomnio y dependencia de psicofármacos

Imagen
"Sólo entiendo que en tanto que duermo, ni tengo temor, ni esperanza, ni trabajo, ni gloria; y bien haya el que inventó el sueño, capa que cubre todos los humanos pensamientos, manjar que quita el hambre, agua que ahuyenta la sed, fuego que calienta el frío, frío que templa el ardor, y finalmente, moneda general con que todas las cosas se compran, balanza y peso que iguala al pastor con el rey y al simple con el discreto. Solo una cosa tiene mala el sueño, según he oído decir, y es que se parece a la muerte pues de un dormido a un muerto hay muy poca diferencia" (Sancho Panza a Don Quijote, Don Quijote de la Mancha, Capítulo LXVIII).

    Nunca tuve problemas para conciliar el sueño. Nos decían los mayores de mi aldea a los jóvenes que lo mejor para dormir bien por la noche era trabajar duro durante el día, “acabar rendido” como decían ellos, y lo peor era estar sin hacer nada (“estar folgando”, decían). Estoy de acuerdo.     Hoy mismo, un señor me decía en la consulta que l…

Los gruñones

Imagen
“Acusar a los demás de los infortunios propios es un signo de falta de educación. Acusarse a uno mismo, demuestra que la educación ha comenzado” (Epicteto de Frigia)




    Richard Vaughan, este tejano que vive en Madrid, conocido por sus cursos de inglés en diferentes medios de comunicación, escribió ya hace algún tiempo, en un dominical del diario El Mundo, “El hombre que gruñe…”, que me encantó, y comenzaba así: “… al final se parece más al perro que al hombre y, si no cambia, acaba viviendo una vida de perros. Si usted se queja por todo, muchos dejarán de hacerle caso. Otros le tacharán de ingrato, ya que la gratitud y el ansia de quejarse no se llevan bien. La vida nos brinda una abundancia de posibilidades para ser felices y agradecidos. Quejarse de todo solo demuestra que uno no agradece la bendición que es la vida. Es como quejarse de la Gran Pirámide de Giza en Egipto porque no tiene ascensores”.     Busqué esta anotación que había hecho cuando lo leí. Me acordé de ella ahora a…

Competir

Imagen
"La incompetencia es tanto más dañina cuanto mayor sea el poder del incompetente" (Francisco Ayala)




Competir es contender, rivalizar entre sí dos o más personas aspirando unas y otras con empeño a una misma cosa, según el Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española. Es lo que hace el tenista Nadal. Es lo que hacen los jugadores de los equipos de fútbol españoles para ganar la liga o los de los equipos europeos para ganar la Champions. O lo que hacen los concursantes de “Pasapalabra”. Esto nos parece normal a todos. Pero ya nos gusta menos si somos nosotros los que tenemos que competir para conseguir algo o para mantenerlo si ya lo tenemos. ¿Es porque estamos mal acostumbrados? Seguro que esto tiene algo que ver. Al nacer, ya conseguimos lo que más nos importa, la leche del pecho de nuestras madres, simplemente con quejarnos o llorar un poquito, y a veces incluso la obtenemos sin necesidad de gimotear, de forma programada. Más adelante, en la escuela o colegio, la comp…

Solo para ti, Uxía

Imagen
“La belleza para ser agradable tiene que ser ignorada” (San Francisco de Sales)



    Más de una vez tu madre y tu abuela me han echado en cara que te escribo muy poco, mejor dicho, nada, en comparación con las muchas cartas que le escribí a tu hermana Valentina. En la única carta que te escribí ya te decía que a la novedad siempre se le presta más atención, aunque luego eso puede cambiar. Y ha cambiado.     Creo que es así. Porque, sabes, desde que naciste siempre me gustó tu seriedad hasta que empezaste a reírte. ¡Cuánto disfruté el día que veníamos toda la familia de comer de una parrillada en La Coruña, donde tú estuviste durmiendo casi todo el tiempo mientras comimos, pero luego en la calle, cuando te llevaba en el carrito y despertaste, comencé a reír a carcajadas y tú hacías lo mismo! ¡Cómo te reías! ¡Cómo me gustó! ¡Me encantaste! A partir de ese día comenzaste a reír mucho más. Si te miraba y te reía, tú te reías. Reían también y bailaban contigo tus grandes, bonitos y avispado…

Un padre, un hombre

Imagen
“Un buen padre vale por cien maestros” (Jean Jacques Rousseau)





   Andaría por los veintitrés. Me habían dado trabajo como médico residente en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Residencia Sanitaria de Castellón. Allí conocí otro joven médico que me invitó a comer a su casa, que compartía con su joven esposa y un hijo de ambos que ya caminaba sin ayuda. Encima de una pequeña mesa camilla había un tintero lleno de tinta azul. El niño le dio un manotazo y el tintero cayó al suelo sin romperse. La reacción del padre fue colocarlo de nuevo donde estaba antes, sin reprenderlo. Y el niño volvió a tirarlo, pero esta vez se rompió en la alfombra, quedando toda ella coloreada de azul obscuro. No pude evitar decirle a mi compañero médico que me extrañaba su comportamiento, por no haberle reñido al niño la primera vez que lo tiró. Me explicó que eso era lo que había que hacer con los niños. Que no había que reprenderlos sino esperar a que ellos mismos se dieran cuenta que estaba mal lo que ha…

Ricos y pobres, pobres y ricos

Imagen
“Dos linajes solo hay en el mundo, como decía una abuela mía, que son el tener y el no tener” (Miguel de Cervantes)






    El otro día una señora, en una red social, me dijo por qué discrepaba tanto en la conversación sobre pobres y ricos. No sé bien porque me lo decía, pero pensé que debía escribir sobre esto.     Cuando era muy joven leí, creo que fue en el Catecismo, y oí, creo que fue en las clases de Religión, aquella famosa frase, “es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que el que un rico entre en el Reino de los Cielos” (Mt 19,24).     La iglesia católica siguió diciendo esto, ahora creo que menos, aunque dispone de mucha riqueza. Creo que, sin embargo, para los luteranos, conseguir riquezas, hacerse uno rico, favorecía entrar en el Reino de los Cielos.     Pero prefiero opinar sobre este tema basándome en mi experiencia y creencias personales.     Me da la impresión, tal vez motivado por las enseñanzas de la religión católica, que la gente, en general, piensa …