Entradas

Vacunas Covi-19

Imagen
  Vacunas para la Covi-19 (Según Paul Sax, Profesor de Medicina en Harvard y especialista en Enfermedades infecciosas, y publicado en NEJM)   Eficacia Las vacunas mRNA (Pfizer y Moderna) disminuyeron la posibilidad de desarrollar la enfermedad Covi-19 alrededor de un 95% comparado con las inyecciones de placebo. Las vacunas previnieron no solo la enfermedad Covi-19, sino ― y más importante ― también la enfermedad severa. La prevención de la enfermedad severa puede convertir a la Covi-19 de ser una amenaza global como lo es ahora en una molestia, semejante al resfriado común. Los participantes enrolados en los estudios representaron a la población en cuánto a edad, sexo y raza. Aunque las dos vacunas de dan en dos dosis, alguna protección ya se produce a los 10 a 14 días de la primera dosis. La eficacia observada después de la primera dosis ha planteado dudas sobre si deberíamos vacunar al doble de personas con una dosis en lugar de administrarles el programa completo de dos dosis.

Meigas(*)

Imagen
" Eu non creo nas meigas, mais habelas, hainas   ("Yo no creo en las meigas, pero haberlas, las hay")     Era muy pequeño. Mi madre llevaba varias semanas con dolor de estómago y vómitos, y había adelgazado. Había ido al médico, le había dado un tratamiento de jarabes y píldoras, pero no mejoraba.     Una tía de mi padre se enteró de que estaba enferma y vino a verla. Fueron las dos a un cuarto de la casa donde vivíamos y salieron al poco rato. Oí como le decía la tía de mi padre a mi madre que tenía “el estómago caído,” y que eso se lo curaba ella enseguida. Se fueron hasta el pequeño cobertizo donde estaban las gallinas y el cerdo. Dejaron que las acompañara. La tía de mi padre había cogido una caja de cerillas en la cocina y le preguntó a mi madre si tenía ramas de laurel seco, del que se bendice el día de Ramos. Mi madre le contestó que no le quedaba ninguna, que se le habían caído las hojas secas y las había tirado. La tía de mi padre le dijo que lo i

En defensa del frío invierno y otras cosas

Imagen
“La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano” ( Victor Hugo )     ¡Cuánto culpamos infundadamente al frío del invierno! Hasta los dichos populares lo hacen cuando se refieren al frío, “pasa enero, pasa el año entero”.     Expondré a continuación algunas frases que escuchamos los médicos con asiduidad en las consultas, culpando al frío y a otras cosas del aumento de peso acontecido por la comodidad o poca voluntad.     No he caminado nada en los últimos meses porque hizo mucho frío - Hacer ejercicio, caminar, es uno de los cuatro pilares básicos para disfrutar de buena salud. Los otros tres: no fumar, comer poco y no tomar (excesivas) bebidas alcohólicas.     Muchas personas sanas y enfermas, de edad avanzada y no tan avanzada, culpan al frío del invierno de no haber salido a caminar por miedo a enfriarse, acatarrarse.     Creo que no tienen razón. Para las personas sanas es más saludable salir a caminar que quedarse en casa. Es

Eutanasia

Imagen
“El mundo está lleno de sufrimiento, pero también de superación del mismo” (Hellen Keller)     La eutanasia (del  latín  científico  euthanasia  y del griego antiguo /euthanasía/ 'buena muerte') es la intervención voluntaria para provocar la  muerte . El término se emplea en  veterinaria  y en medicina, en cuyo caso se aplica a un  paciente terminal  o crónico grave con la intención de evitar sufrimiento y dolor. La eutanasia es acabar con una vida de muchos sufrimientos sin dolor. ​     Es un procedimiento voluntario, intencionado, estudiado y consciente que realiza un  médico  para acelerar la muerte de un paciente terminal de algún padecimiento incurable; a solicitud consciente, estudiada y deliberada del enfermo o familiares, quienes le solicitan al médico que la realice sobre el paciente para así dar fin con el  dolor  y  sufrimiento  intolerables e intratables.     Estos dos párrafos se han sacado de Wikipedia, y parecen aclarar bien lo que es la eutanasia. ​​    

Consultas médicas no presenciales

Imagen
  “Si escuchas al paciente, él te está diciendo el diagnóstico” (William Osler)       A los que estudiamos la carrera de medicina en el siglo pasado, en las asignaturas médicas de los últimos años nos enseñaban como atender a los enfermos. Por supuesto, lo más importante era, y sigue y seguirá siendo, la entrevista o historia clínica y la exploración física. Antes de las dos, la inspección u observación.     ¿Qué es la inspección? Es lo que hacemos o debemos hacer los médicos al entrar el paciente a la consulta. Con la inspección, percibimos su estado físico y anímico. Hay pacientes que ya antes de sentarse empiezan a contarnos sus síntomas sin darnos tiempo a que se los preguntemos. La forma y la prisa en contar las cosas que les pasan, y otras particularidades, como cuando les dices que se sienten en la camilla y se acuestan en ella o viceversa, nos hacen ver cómo es de tranquila o inquieta la persona que viene a consultarse.     Siempre comento que la inspección es muy impo