La gripe llegará con el frío


 
 
 
 
“Un enfermo pega el mal a veinte sanos y mil sanos no pegaron jamás salud a un doliente” (Francisco de Quevedo)

 

    Mejor que llegará deberíamos decir aumentará, porque hay actividad del virus influenza que causa la gripe durante todo el año y aumenta con la llegada del frío. En Estados Unidos ya se ha detectado un aumento del número de casos desde primeros de diciembre de este año, y suele alcanzar la máxima actividad a finales de enero o en el mes de febrero; luego disminuye y se prolonga hasta el mes de mayo.   

    La gripe es una enfermedad respiratoria contagiosa provocada por los virus influenza que infectan la nariz, la garganta y los pulmones. Estos virus pueden causar una enfermedad leve o grave y en ocasiones puede llevar a la muerte. La mejor manera de evitar contraer esta enfermedad es vacunarse todos los años.

    La vacuna antigripal protege a los vacunados de forma diferente cada año, debido posiblemente a las frecuentes mutaciones del virus influenza, el causante de la gripe. El pasado año, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU estimó que solo protegió a un 20% de los vacunados.

    Por tanto, aunque nos hayamos vacunado podemos padecer la gripe. Otra cosa distinta son los resfriados y bronquitis agudas que podemos padecer durante el invierno, causados por otros virus distintos, y sobre los que la vacuna antigripal no tiene efecto protector alguno. Muchas personas los confunden con episodios de gripe y llegan a decir que padecieron varias gripes durante el invierno. Y también oirá que la “gripe de este año es muy mala, la peor”, porque de las de años anteriores, si las hemos padecido, ya nos hemos olvidado -el calor del verano y el frío del invierno que estamos sufriendo también son siempre los peores-.

    Las personas que contraen la gripe a menudo presentan algunos o todos estos signos y síntomas:

·         Fiebre* o sentirse con fiebre o escalofríos

·         Tos

·         Dolor de garganta

·         Mucosidad nasal o nariz tapada

·         Dolores musculares y corporales

·         Dolores de cabeza

·         Fatiga (cansancio extremo)

·         Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos.

*Es importante destacar que no todas las personas con influenza tienen fiebre.

   

Propagación de la influenza

    La mayoría de los expertos considera que el virus de la gripe se contagia principalmente a través de las gotitas que se producen al toser, estornudar o hablar. Estas gotitas pueden caer en la boca o en la nariz de las personas que se encuentran cerca. Siendo algo poco frecuente, una persona también puede llegar a contraer la gripe, infectarse con el virus influenza que la produce, si toca una superficie o un objeto contaminado con el virus y se toca luego los ojos, la boca o posiblemente la nariz.

 
Período de contagio

    Usted puede contagiar la gripe a otra persona antes de saber que está enfermo y también mientras lo está. La mayoría de los adultos puede contagiar a otros a partir del día antes de que los síntomas se desarrollen y hasta 5-7 días o más después del inicio de la enfermedad. Algunas personas, en especial los niños y las personas con sistemas inmunitarios debilitados, podrían causar contagios por un tiempo más prolongado.


¿Cuán grave es la gripe?

    La gripe es impredecible y su gravedad puede variar ampliamente de una temporada a la siguiente en función de muchas cosas, entre ellas:

·         cuáles tipos de virus de la gripe se diseminan

·         qué cantidad de vacunas contra la gripe está disponible

·         cuándo estará disponible la vacuna

·         qué cantidad de personas se vacunan y,

·         como se corresponde la vacuna contra la gripe con los virus de la gripe que causan la enfermedad.

    Ciertas personas corren mayor riesgo de presentar complicaciones graves si contraen la gripe. Esto incluye a las personas mayores, los niños pequeños, las mujeres embarazadas y las personas con ciertas afecciones (tales como asma, diabetes o enfermedades cardíacas).

    Las temporadas de gripe son impredecibles y pueden resultar graves. En un período de 30 años, entre 1976 y 2006, los cálculos aproximados de muertes asociadas a la gripe en los Estados Unidos variaron desde un mínimo aproximado de 3.000 personas a un máximo aproximado de 49.000.

 
Complicaciones debido a la influenza

    Las complicaciones de la gripe pueden incluir neumonía bacteriana, infecciones del oído, sinusitis, deshidratación y empeoramiento de las condiciones médicas crónicas, tales como insuficiencia cardíaca congestiva, asma o diabetes.

 
Cuándo vacunarse contra la gripe estacional

    La vacunación anual contra la gripe debe comenzar tan pronto como la vacuna esté disponible, lo ideal sería antes de octubre. No obstante, aunque se vacunen más tarde, la vacuna les brindará protección siempre y cuando los virus de la gripe estén en circulación. Aunque pueden aparecer brotes de gripe estacional en octubre, el período de mayor actividad de la gripe suele ser enero o más tarde. Como el desarrollo de anticuerpos para proteger contra la infección por virus de la gripe demora aproximadamente dos semanas a partir de la vacunación, lo mejor es que las personas se vacunen para estar protegidas antes de que la gripe comience a circular en su comunidad.

 
¿Y cuándo llegue de verdad?

    Cuando llegue la gripe, una medida efectiva es lavarse las manos a menudo. La manera más común de contraer la gripe es tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos llenas de gérmenes. Así que lave las manos con agua tibia y jabón durante 30 segundos y consérvelas limpias y alejadas de la cara. Mantenga una distancia prudente si está cerca de una persona enferma de gripe.


¿Y que hacer si nos ataca?

    Cuídese usted mismo. Si estaba sano previamente no es necesario que acuda al médico. Así evitará tomar medicamentos innecesarios e ineficaces que le pueden perjudicar más que beneficiar. Tome algún antitérmico y remedios caseros. Es recomendable, para evitar contagiarles su enfermedad a los demás, quedarse en casa y no acudir al trabajo, escuela o lugares públicos (hoy, con los descuentos que han legislado "nuestros" políticos por faltar al trabajo, habrá que pensárselo; me gustaría saber si también se los aplican a ellos mismos, si se puede llamar trabajo al suyo). Y cubrir la boca y la nariz con un pañuelo o el codo al toser o estornudar, pero nunca con la mano. Esto puede evitar que aquellos que estén a su alrededor se contagien y enfermen.

Modificado del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Atlanta (EEUU)

http://joaquinlamela.blogspot.com.es
https://twitter.com/LpezInfo
https://facebook.com/joaquinlamela
https://facebook.com/clinicajoaquinlamela
Google+

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?

Arrugadísima, guapísima