Cartas a mi nieta


Vas a tener una hermanita
 
"Ningún amigo como un hermano; ningún enemigo como un hermano" (Proverbio indio)
 
    Hace poco tu madre nos daba la noticia. Que estaba embarazada de nuevo. Nos alegramos muchísimo tus cuatro abuelos y el resto de la familia, y comentamos entre nosotros que a partir de ahora lo importante era que el embarazo fuera normal y que él o la que estuviera en el vientre de tu madre naciera con buena salud.
    Y también nos acordamos de ti. Nos preguntamos cómo te lo tomarías y que te convendría más, si un hermanito o una hermanita. Cuando nazca, el hermanito o la hermanita, ya habrá cumplido año y medio, dijimos.
    A ti tu madre te tuvo en el vientre hasta que te parió sin saber si eras una niña o un niño. Esta vez, al parecer porque tu padre quería saber lo que su mujer, tu madre, llevaba en el vientre, le pidieron al ginecólogo, en el último examen ecográfico que le realizó a tu madre hace pocos días, que les dijese si era niño o niña. Como está situado de nalgas no se puede asegurar pero probablemente es una niña, les dijo el ginecólogo.
    Tu abuela paterna y yo nos habíamos manifestado antes. Ella quería un niño que fuese como su hijo. Yo, no sé el porqué, también habría preferido un hermanito para ti. Tal vez porque tu madre también fue la primera y luego vino tu tío padrino, y se lo pasaron muy bien los dos y se quisieron siempre muchísimo. Y se siguen queriendo. Pero ahora ya pensamos tus cuatro abuelos que a ti también te viene muy bien una hermanita, para que juegues son ella. ¡Para jugar y para que lo pase bien contigo, no para que se lo hagas pasar mal cuando juegues con ella!
    Tu madre y tus abuelas seguro que te darán mejores consejos que los míos para que tengas una relación fenomenal con tu hermanita, pero voy a decirte algunas cosas.
    Cuando nazca tu hermanita, enseguida te darás cuenta que tus padres no te prestan la misma atención que antes y podrás volverte celosa de tu hermanita. No debes hacerlo. Tus padres te querrán igual o más que antes, pero tu hermanita no se valdrá por sí sola como tú ya casi te vales, necesitará más atención, la misma que te dedicaron a ti cuando naciste. Y lo mismo sucederá con tus abuelos y con tus tíos que tanto te quieren. También tendrán que repartir sus atenciones, su tiempo, para ti y para tu hermanita.
    Como mejor ayudarás a tu mamá es portándote bien. Tu madre, como hizo contigo, también le dará el pecho a tu hermanita, al principio cada poco. Cuando esté cambiándola o dándole el pecho, mientras tu padre esté trabajando, estate a su lado, tranquila, quieta, y obedécela. Puedes ver cómo le da el pecho, para que conozcas como se hace lo que antes también hizo ella contigo y lo que tú harás dentro de algunos años. ¡Ojalá!
    Tienes que querer mucho a tu hermanita. Bésala y acaríciala, salvo cuando estés acatarrada.  
    Tener hermanos es algo maravilloso. Yo no los tuve. Bueno, si tuve uno que nació antes que yo pero murió a los pocos días de nacer. Sé que es maravilloso porque veo la relación que hay entre tu madre y sus dos hermanos. Lo mucho que se quieren. Y como se apoyan y respaldan ante cualquier dificultad.
    Tu madre, cuando estaba con los dolores de las contracciones del parto en el que naciste, decía que si volvía a tener otro niño -aún no sabía si eras niña o niño- sería adoptado. Después, le diste y sigues dándole tantas alegrías que se olvidó de lo que dijo. Además, es valiente como tu abuela y como tu bisabuela, quien aún no hace mucho te tuvo en sus brazos. Ahora las dos alegraréis aún más su vida, y seguro que conseguiréis que vuelva a animarse para daros a las dos otro hermanito o hermanita.
    A nosotros, abuelos y tíos, nos has alegrado muchísimo la vida desde que naciste. Cuando nazca tu hermanita te seguiremos queriendo lo mismo o más. Y también la querremos mucho a ella.
    ¡Feliz Navidad, Valentina! El año que viene tendrás una hermanita. Ahora por la mañana, 22 de diciembre de 2015, están cantando los números premiados de la Lotería de Navidad. A nosotros, tus abuelos y tíos, nos tocó el premio gordo dos veces hasta ahora. Los días que tus padres nos anunciaron los dos embarazos de tu madre.
    ¡Cuánto te queremos, patitas! No sabemos aún qué apodo le pondremos a ella, a tu hermanita.
 
www.clinicajoaquinlamela.com        
 




 
 

 

 




Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?

"Gripe mal curada"