¿Pueden tener alguna influencia los medicamentos en el aumento del cáncer en los países desarrollados) (y II)





"Sólo nos diferenciamos de los animales en una cosa, que a ellos no les gusta tomar medicamentos" (Oscar Wilde)






    Estos días aparecía esta noticia en los periódicos: “un prometedor fármaco contra el cáncer provoca graves problemas cardiovasculares”. El fármaco, que aún está en fase experimental, para el tratamiento de la leucemia mieloide aguda, provoca en ratones tras su uso prolongado hipertensión arterial, dilatación de las arterias (aneurisma) y rotura de vasos sanguíneos como la aorta.
    Los medicamentos, además de los efectos beneficiosos que se quieren obtener al tomarlos, producen efectos secundarios o adversos. Los efectos adversos pueden ser múltiples y se detallan en los prospectos que acompañan al fármaco dentro del envase. Esto no quiere decir que el que los tome los vaya a tener todos sino que puede tener cualquiera de ellos o ninguno. Pero también nos viene a decir que el buen médico sopesa estos y no los prescribe si el riesgo de producir serios efectos adversos es mayor que el beneficio esperado.
    Hay medicamentos que se utilizan para tratar ciertas enfermedades que aumentan el riesgo de cáncer. Hay medicamentos contra el cáncer que pueden causar cáncer. Es un grupo muy amplio de medicamentos y se piensa que el mismo efecto positivo de la medicina, es decir atacar el ADN de la célula cancerosa para destruirlo, podría provocar cambios en algunas células sanas y producir cáncer. La lista incluye medicamentos de uso muy común en el tratamiento del cáncer, entre ellos el busulfán, clorambucil, ciclofosfamida, etopósido, la combinación de etopósido con cisplatino y bleomicina, también melfalán, semustine, tiotepa, adriamicina o doxorubicina, carmustine o BCNU, cisplatino, dacarbazina, nitrosourea, mostaza nitrogenada y procarbazina. Es importante agregar que estos medicamentos son capaces de curar un cáncer y que raramente, en algunos pacientes susceptibles, los mismos medicamentos puedan provocar un cáncer en el futuro. Por tanto, el beneficio del medicamento para el tratamiento del cáncer supera el pequeño riesgo del efecto secundario.
    Algunos antibióticos, como el cloramfenicol y el metronidazole, han mostrado que pueden causar cáncer en algunos estudios en animales. El hecho práctico es que ese riesgo es muy pequeño y, si son necesarios, deben ser usados bajo la indicación médica precisa.
    Pero hoy aquí nos referimos a si la toma de medicamentos puede aumentar el riesgo de padecer cáncer. Para demostrar o descartar esta hipótesis habría que realizar un estudio muy bien diseñado y durante muchos años. Sería un estudio similar al realizado y encabezado por científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que salía hace unos días publicado en “El País”, en el que concluyen que beber tres cafés o más al día reduce la mortalidad prematura un 18% en hombres y un 8% en mujeres Es el mayor estudio hecho hasta la fecha. Ha analizado a 520.000 personas a lo largo de 16 años en una decena de países europeos, incluida España. Los resultados asocian el consumo de tan solo un café diario con una reducción de la mortalidad prematura del 3% en hombres y del 1% en mujeres. Disminuye la mortalidad por todas las causas, pero sobre todo por enfermedades cardiovasculares y del sistema digestivo. El café, como cualquier otra sustancia, tiene también efectos adversos, aunque menos importantes que este posible efecto beneficioso.
    Como iniciaba el primero de estos dos artículos, la hipótesis de que la toma de medicamentos puede aumentar el riesgo de cáncer no puede ser descartada hasta que se realice un estudio similar al del café. Este estudio fue financiado por la Unión Europea y se publica, junto a otro realizado en EEUU con resultados similares, en Annals of Internal Medicine. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

El arte de enamorar (a las mujeres)

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?