Cómo estarán...




“En algunas ocasiones no es nada más que una puerta muy delgada lo que separa a los niños de lo que nosotros llamamos mundo real, y un poco de viento pude abrirla” (Stefan Zweig)





    … los padres y abuelos de Lucía. Tenía solo tres años. Los que cumplirá dentro de poco más de un mes mi nieta. La del paraguas, que algunos de los que lean esto conocen.
    No solemos celebrar los días de los abuelos como hacían ese día 26 de julio los padres y abuelos paternos de Lucía. Nosotros tampoco somos los abuelos paternos. Es igual. El día antes de la muerte de Lucía, festivo en Galicia, estábamos con nuestra nieta en La Coruña.
    No puedo dejar de pensar como estaríamos sus padres y los cuatro abuelos de haberle sucedido algo parecido a Valentina. Ya sé que no es agradable pensar en esto, pero no puedo evitarlo.
    ¡Cómo se lamentarán sus padres y abuelos por no haber estado más pendiente de ella! Pero ya no pueden volver el tiempo hacia atrás, como puedo hacer yo en el word dándole a la flechita que señala regresar. No pueden volver al inicio de la cena y tenerla a su lado sin dejarla irse ni un momento.
    Ya pensaba, y más aún ahora, que no se les puede dejar solos ni un instante. Porque después, si sucede algo horrible como lo que le sucedió a Lucía, solo queda lamentarse. Y los lamentos no sirven da nada. Como sucede en todas las situaciones de la vida, como sucede en las enfermedades, es mejor prevenir que lamentarse. Con esto no quiero culpar a sus padres y abuelos porque nos podía y puede pasar a cualesquiera padres y abuelos  
    Es terrible. Lo peor que les puede pasar a unos padres. Pasarán el resto de su vida culpándose de lo sucedido. Horrible.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?

"Gripe mal curada"