Mascarillas para la COVID-19



"Un enfermo pega el mal a veinte sanos y mil sanos no pegaron jamás salud a un doliente" (Francisco de Quevedo) 





¿Qué mascarillas protegen más? ¿Por qué?
La N95 o FFP2 es la mascarilla más reconocible y eficaz. Su nombre significa que puede bloquear al menos un 95 por ciento de las partículas diminutas más difíciles de capturar: 0,3 micras. El pelo promedio humano mide entre 70 y 100 micras de ancho. La FFP3 llegaría a bloquear el 98% pero se utilizan por el personal sanitario para atender a los pacientes con sospecha de COVID-19.

 ¿Qué nivel de protección ofrecen el resto? ¿Cuáles se pueden reutilizar y cómo?
Las mascarillas higiénicas pueden ser no reutilizables (protección igual o superior al 95%) o reutilizables (protección igual o superior al 90%). En la reutilizables el fabricante indicará el número máximo de lavados. A partir de ahí, no se garantiza la eficacia de la mascarilla.
Las mascarillas quirúrgicas tienen varias presentaciones y son menos efectivas que las N95: algunas filtran entre un 60 y un 80 por ciento de partículas pequeñas en las condiciones presentes en un laboratorio. Cuando se usan de manera adecuada, pueden servir para evitar la propagación del coronavirus al atrapar las gotículas que se expulsan al toser o estornudar.
Debido a la escasez de mascarillas quirúrgicas, muchas personas han recurrido a hacer la suya o a comprar las hechas en casa. Según la tela y el proceso de fabricación, una mascarilla casera a veces puede proteger igual que una versión quirúrgica. Y cualquier tipo de cobertura en el rostro es mejor que nada.

Ahora, con el calor, ¿cuáles resultan más cómodas?
Las mascarillas quirúgicas y caseras son las más cómodas. Las higiénicas y N95 resultan más incómodas.

¿Puede el sudor inhabilitar su protección?
No conozco estudios acerca de si el sudor elimina la protección de la mascarilla y en qué grado.

¿Qué debemos hacer?
Pues habrá que apartarse a un lugar en el que no exista riesgo de contagio, sacarla para ventilarla y limpiar el sudor y secar de nuevo bien la cara.

 ¿Algún consejo para disminuir la sensación de ahogo que producen?
La mascarilla puede molestarnos ya que preferimos respirar sin tener nada que nos tape la nariz y la boca. La sensación de ahogo es subjetiva en una persona sana. Si uno mantiene la distancia de dos metros con otras personas puede retirarla, mejor siempre sacando las gomas o lazos de las orejas sin tocar la mascarilla.

Se están poniendo de moda las de tela con diferentes diseños, ¿verdaderamente protegen? ¿Cómo y cada cuánto tiempo hay que lavarlas?
En internet están circulando varios diseños y patrones para hacer mascarillas de algodón. Mejor que al menos tenga dos capas de material, cubra la parte superior de la nariz y la parte inferior de la barbilla, y tenga cintas de ajuste. Se pueden usar materiales como una camiseta hecha con un alto contenido de algodón, franela o un trapo de cocina de tejido apretado. El material que tenga el mayor número de hilos —lo cual permite que se filtre muy poca luz— probablemente será el que ofrezca la mejor protección. Y pueden proteger igual que una quirúrgica. El fabricante deberá indicar como lavarlas y cada cuánto tiempo. Si no han pasado controles sanitarios no se puede garantizar su eficacia.

www.clinicajoaquinlamela.com


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Las malas personas

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?