Covid-19 y aire acondicionado



¿Existe realmente un mayor riesgo de contagio por el uso de aire acondicionado?
No se ha demostrado y ni siquiera hay indicios hasta ahora de que el aire acondicionado pueda favorecer la transmisión del coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-Cov-2).

Existen dos tipos de aire acondicionado. Por un lado, el que simplemente modifica la temperatura y por otro, aquel que permite renovar el aire. ¿Hay un mayor riesgo de contagio para alguno de estos dos modelos de aire acondicionado?
Tampoco se ha demostrado riesgo de contagio en ninguno de los dos tipos de aire acondicionado, a pesar de bulos que se están publicando en redes sociales advirtiendo de la salida del coronavirus al encender el aparato de aire acondicionado.
Puede aconsejarse reforzar la limpieza de los filtros de aire y aumentar el nivel de ventilación de los sistemas de climatización para renovar el aire de manera más habitual.
Hasta el momento no existen evidencias científicas que relacionen la utilización del aire acondicionado con la propagación del coronavirus. Aunque, si es posible, puede ser prudente combinar el aire acondicionado con la ventilación natural.

¿Es cierto que el virus queda “flotando” en el aire y se transmite por gotículas de saliva?
Después de toser, estornudar, incluso después de hablar alto, el enfermo con la Covid-19 puede eliminar el virus con las pequeñas gotas de las secreciones respiratorias producidas. El virus suspendido en el aire es capaz de aguantar hasta tres horas, pero no se ha demostrado que tenga la misma capacidad de contagiar que cuando acaba de ser eliminado.
Salvo en ambientes hospitalarios, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es poco probable que haya partículas del virus flotando en el aire que puedan contagiar.

¿Se conocen casos de transmisión del coronavirus por el aire?
La transmisión por el aire más allá de dos metros de la persona infectada al toser o estornudar parece poco probable.

Investigadores de Singapur tomaron muestras de aire en habitaciones de pacientes sintomáticos con Covid-19 y no hallaron ARN viral en el aire. Tampoco en estudios llevados a cabo en China se han reportado contagio por transmisión aérea del virus.
Aunque falta evidencia científica, el coronavirus SARS-CoV-2 podría propagarse compartiendo espacios cerrados sin buena circulación de aire y estando cerca de personas infectadas. Esto sucedió en un gimnasio de Corea del Sur donde había muchas gente junta y apretada en espacios cerrados y respirando durante 50 minutos. El instructor estaba enfermo y acabó contagiando a más de 100 personas.

En un restaurante chino, se contagiaron los comensales de las mesas vecinas a la del paciente 0, algunos a más de cuatro metros. Y en un largo viaje en autobús, una mujer transmitió la enfermedad a 23 pasajeros.
La epidemióloga Emily Gurley, de la Universidad Johns Hopkins, asegura que hay que ponerle muchos matices a la posibilidad de contagiarse del coronavirus por esa vía, lo que comúnmente entenderíamos “por el aire”. “No estoy negando que pueda ocurrir, pero tenemos muchos estudios meticulosos que muestran que la mayoría de las infecciones se deben principalmente al contacto próximo y prolongado con pacientes infecciosos”, razona la epidemióloga. Esto es, que lleguen a nuestros ojos, nariz o boca gotas con virus por el contacto cercano con una persona enferma de covid.

¿Qué medidas podemos tomar este verano para reducir el riesgo de propagación del virus a través de los mecanismos de aire acondicionado?
Cómo dijimos antes, hasta ahora no se ha demostrado que el CoV-Sars2 se pueda transmitir y contagiar a personas a través del aire acondicionado. Por lo tanto, salvo que podamos evitarlo, como lo podremos hacer en casi toda la costa gallega durante el verano el verano, no parece haber riesgo de infectarse en lugares públicos o privados con aire acondicionado. Existe riesgo si estamos hacinados con otras personas, en un lugar con o sin aire acondicionado, y alguna está infectada. 

 www.clinicajoaquinlamela.com 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Las malas personas

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?