El deseo





“Sólo hay una fuerza motriz: el deseo” (Aristóteles).






    Desear es querer (poseer) algo. Dejamos de desear ese algo en cuanto lo conseguimos. He oído decir  lo largo de mi vida que el dinero es lo que mueve el mundo. Incluso he oído lo mismo del poder o el sexo. Nunca he oído decir que es el deseo lo que mueve el mundo.
    Nacemos y ya empezamos a desear. Intentamos conseguirlo de distintas maneras a lo largo de la vida. Con distintas argucias. El pecho de nuestra madre, cuando tenemos hambre, llorando. Más tarde, queremos conseguir lo que deseamos enfadándonos y amenazando (no estudiando, no portándonos bien, etcétera) con no hacer lo que nuestros padres nos han encomendado
    Después queremos conseguir lo que deseamos con nuestros propios medios. Ligar, con tácticas o astucias, a la chica o chico que nos gusta, terminar una carrera estudiando duro, ganar dinero para vivir sin dificultades…
    El único inconveniente del deseo es que desaparece en cuanto logramos lo que deseamos ¿No piensa lo mismo? Intentaré demostrar que es así. Un joven o una joven desean salir con una chica o un chico que les gusta. En cuanto lo desean ponen todos los medios a su alcance para lograrlo. En cuanto lo consiguen, el deseo desaparece. Y eso que deseaban, aunque les satisfaga y les llene del todo, ya ha perdido el encanto del deseo. Queremos comprar un coche cuando somos jóvenes. Trabajamos, solicitamos un crédito al banco si es necesario, para comprar la marca que deseamos. Lo tenemos, nos subimos a él, como me sucedió con el 2CV Citroen, el primer coche que tuve, y ya no sentimos lo mismo que cuando lo deseábamos porque ya lo tenemos. Ya ha desaparecido el deseo. El maravilloso deseo.
    Lo mismo podríamos decir de muchas otras cosas que hemos deseado y conseguido. Siempre deberíamos estar deseando (lograr) algo. Desear es vivir. Si dejamos de desear, dejamos de vivir.
    Creo que el deseo es lo que mueve el mundo.  

P.D.: Había pensado que era original al pensar que el deseo es lo que mueve el mundo. Cuando busqué en proverbia.net frases sobre el deseo, me encontré con la de Aristóteles. Ya hace más de 2000 años, él dijo que era la única fuerza motriz. No conocía esta sentencia y podía no haberla puesto, pero soy incapaz de hacer eso, de ocultar que ya a alguien se le había ocurrido esto mismo antes, y además a un sabio pensador como Aristóteles.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Obediencia (ciega) a las prescripciones de los médicos

Las malas personas