¡A ver lo que hacen los medicamentos!






“La potestad de cambiar sólo depende de nuestra voluntad” (Shakespeare)






    Cada vez que pasa más tiempo, ejerciendo esta maravillosa profesión, me doy cuenta de cosas que en un principio no me llamaban la atención, o tal vez y mejor dicho, no me percataba de ellas.

    Desde hace muchos años estoy convencido de que si la gente previniera de verdad las enfermedades más frecuentes, no fumando, no tomando -o tomando pocas- bebidas alcohólicas, comiendo menos y mejor, y caminando más, sobraríamos la mitad de los médicos. De cien enfermedades, cincuenta las produce la culpa y cuarenta la ignorancia, escribió acertadamente el antropólogo italiano Paolo Mantegazza.

    Pero, últimamente, hay otras cosas que siguen llamándome muchísimo la atención. El otro día le pregunté a una persona con un trastorno psiquiátrico o de la conducta, posiblemente relacionado con la falta de voluntad y la incapacidad de resolver los problemas personales, qué iba hacer, después de haber visitado al último médico, y me respondió: “no sé, a ver qué hacen ellos”. Y con “a ver que hacen ellos” estaba aludiendo al médico psiquiatra último que había visitado y a los medicamentos que le había recomendado. No mencionó para nada “a ver qué hago yo”, cuando en estas enfermedades, como en otras que comentaré, es tan o más importante lo que hace el que las sufre que lo que hacen los medicamentos que el médico le prescribe.

    Esta es una de las últimas respuestas que he oído, pero se parece a muchas otras que escuchamos continuamente de personas o pacientes con otros trastornos.

    Así, es habitual oír contestaciones similares cuando les recomendamos a los fumadores cesar de fumar: “yo quiero, pero es muy difícil, ¿no hay unas pastilllas que saquen las ganas de fumar?”. ¡Cuando aún hoy en día el mayor número de fumadores que deja de fumar lo consigue con la ayuda de su voluntad, únicamente! A nadie les faltan fuerzas; lo que a muchísimos les falta es voluntad, dijo muy bien Víctor Hugo.

    Y parecidas son las respuestas de las personas o pacientes obesos, cuando les explicamos que tienen que comer menos para adelgazar. Además de decir que no comen nada: “si viera lo que como no se explicaría porque estoy así”, “no puedo comer menos de lo que como”, “todos en la familia somos de constitución (construcción, dicen algunos) así”…, suelen añadir: “ya tengo cita para la consulta del endocrino”, “ya me va a ver el nutricionista”…, como si para adelgazar bastase con visitar a estos profesionales comiendo lo mismo, es decir, sin pasar hambre.

    También oímos decir frecuentemente a las personas que tienen la cifra de colesterol elevado en la sangre u osteoporosis -que por cierto no son enfermedades, sino un factor de riesgo cardiovascular, el colesterol, y de fracturas óseas, la osteoporosis-, que ya le dio unas pastillas el médico para bajar el colesterol o para la osteoporosis, pero nada dicen de que han cambiado la dieta o que ahora hacen más ejercicio, que caminan más.

    Este tipo de personas, enfermas o no, llegan a creer, por conveniencia y/o falta de voluntad, que el médico tiene que resolverle sus problemas de salud, o sus enfermedades, sin poner ellas nada de su parte, sin sacrificarse.   

    ¿Y quién tiene la culpa de esto? Ellas, por supuesto, pero también la tenemos los médicos. ¿Por qué nosotros? Por pasar muy poco tiempo predicando con cada uno de nuestros pacientes, informándoles, con buenos y fáciles argumentos, que salud no es ir al médico, hacer análisis y tomar medicinas, sino que es no fumar, no tomar bebidas alcohólicas, comer poco, y caminar mucho -entretenerse trabajando también es salud, pero eso ya no debería hacer falta explicarlo-. Y por tener la mano y la pluma tan prestas para prescribir. De ahí el “a ver que hacen ellos (el médico y las medicinas)”, sin nombrar para nada “a ver lo que hago yo”; no lo que intentaré, como casi siempre dicen, porque intentar comer menos no es comer menos, intentar dejar de fumar no es dejar de fumar, e intentar caminar más no es caminar más. 

    Si no está de acuerdo, vea el tratamiento que figura en el informe médico después de una hospitalización o haber estado en una consulta usted o alguien conocido. La mayoría de estos informes dedican el mayor número de párrafos -casi todos- a las medicinas que tiene que tomar, con sus dosis y frecuencias. Casi ninguno o ninguno a recomendaciones generales beneficiosas para el paciente. Recomendaciones que, si se hicieran y siguieran, serían, para una gran parte de enfermos, más importantes que los medicamentos.

    Para los pacientes con enfermedades pulmonares causadas por fumar cigarrillos, enfermedades hepáticas causadas por ingerir bebidas alcohólicas, y para los que sufren enfermedades osteoarticulares, cardiovasculares y respiratorias causadas por comer mucho, las mejores medidas terapéuticas -las únicas, casi se podría decir- son cesar de fumar, cesar de ingerir bebidas alcohólicas, y comer menos para adelgazar. Aunque no les sirvan de nada, los enfermos cumplen mejor las recomendaciones de tomar medicamentos porque no tienen que poner nada de su parte. De ahí, “¡a ver lo qué hacen ellos! Y para nada, ¡a ver lo qué hago yo!

    Todas estas y muchas otras cosas relacionadas con la salud siempre acaban en lo mismo: la (falta de) voluntad. Si alguien descubriera una píldora que aumentase la voluntad de las personas sanas y enfermas, sin efectos adversos, merecería, con tanta o más razón que el doctor Alexander Fleming, descubridor de la penicilina, el premio Nobel de Medicina.

www.clinicajoaquinlamela.com




   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

El arte de enamorar (a las mujeres)

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?