Contaminación del aire y salud respiratoria

“El vínculo más básico que tenemos en común es que todos vivimos en este pequeño planeta. Todos respiramos el mismo aire, todos valoramos el futuro de nuestros hijos y todos somos mortales” (John Fitzgerald Kennedy).

 

¿Cómo afecta la contaminación a la salud respiratoria?
El aire del exterior contiene una gama de contaminantes naturales, incluyendo tierra, polvo, pólenes y hongos. Además, la actividad humana genera mezclas complejas de contaminantes. Las fuentes de polución del aire son fijas o móviles. Las fuentes fijas son habitualmente empresas energéticas o manufactureras y son responsables de las emisiones de dióxido de azufre (SO2), así como de considerables cantidades de óxido de nitrógeno (NOx) y otras partículas. En contraste con la polución de las fuentes fijas, las neblinas con humos del aire derivan de las emisiones de las fuentes automotrices o fuentes móviles. El ozono (O3) es un producto de reacciones fotoquímicas complejas afectando al óxido de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles (VOCs) emitidos de los tubos de escape de los automóviles. El ácido nítrico (HNO3) contribuye de forma más importante a la acidez atmosférica que el ácido sulfúrico (H2SO4) y se forma en la atmósfera de la reacción de óxido de nitrógeno (NOx) con el radical hidroxilo (OH-). Las emisiones de los vehículos de motor son también responsables de mucho del monóxido da carbono (CO) y partículas contaminantes.

Los contaminantes del aire ambiente se monitorizan en estaciones centrales, pero el promedio regional medido en tales estaciones puede no caracterizar adecuadamente las exposiciones personales.

También hay una mala concepción que el aire del interior es uniformemente más limpio que el del exterior, pero las concentraciones de NO2, por ejemplo, pueden ser bastante más altas en el aire del interior como resultados de las estufas de gas.

El lugar de depósito de los contaminantes en el aire inhalado, ya sean gases o aerosoles, es determinado en gran parte por su solubilidad en el agua. Por lo tanto, los gases solubles en agua inducen efectos tóxicos en las vías aéreas proximales y solo dañan las vías aéreas distales cuando son inhalados en grandes concentraciones. En contraste, los gases que tienen relativa baja solubilidad en el agua, tales como el NO2 y O3 (ozono), pueden dañar predominantemente el pulmón distal. Cuánto menos soluble sea el gas, mayor el potencial para causar daño a nivel de la unidad respiratoria terminal.

La mayoría de las partículas inhaladas con una masa de un diámetro medio aerodinámico de más de 10 micras se depositan en la nasofaringe y no penetran por debajo de la laringe. Las partículas de 2.5 a 6 micras se depositan primariamente en las vías aéreas de conducción por debajo de la laringe, y las partículas entre 0.5 y 2.5 micras se depositan en las vías aéreas distales y los alveolos.

¿Qué enfermedades respiratorias están relacionadas con la contaminación del medioambiente?
El ozono (O3) es un contaminante del medio ambiente, casi siempre unido a otros contaminantes como el dióxido (NO2), puede irritar e inflamar los bronquios y por tanto pueden contribuir a agravar a los pacientes con asma. También el dióxido de azufre (SO2) puede producir bronquitis y broncoconstricción. Las partículas del medido ambiente, una mezcla compleja de diferentes tamaños puede afectar a la salud respiratoria y cardiovascular aumentando la morbilidad y mortalidad. La interpretación de la acción de estas partículas es complicada por la dificultad de separar las distintas partículas del medio ambiente y las posibles interacciones sinérgicas de otros componentes del aire ambiente. La exposición a niveles de monóxido de carbono (CO) en el aire ambiente pueden exacerbar la enfermedad cardíaca isquémica, y aumentar la morbilidad cardiorrespiratoria y mortalidad cardiaca. 

La exposición prolongada a los contaminantes del aire puede aumentar el riesgo de cáncer de pulmón, especialmente en las personas con un alto riesgo genético. 

¿Qué personas son más susceptibles de sufrir estos efectos?
Los enfermos con enfermedades pulmonares crónicas, como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), y cardíacas son los más susceptibles de sufrir los efectos de la contaminación ambiental.

¿Cómo se pueden prevenir este tipo de enfermedades? ¿Cómo deben ser los cuidados en estos casos?
Realmente, la contaminación ambiental es más agravante que causante de enfermedades respiratorias. Solo una exposición continuada y prolongada podría causarlas, como la exposición a humos de cocinas de lecha en el interior del domicilio.

La única forma de prevenir el agravamiento de las enfermedades pulmonares crónicas citadas es disminuyendo la contaminación ambiental. Los cuidados de lo pacientes con exacerbaciones de enfermedades respiratorias crónicas son los mismos que se llevan a cabo cuando las agudizaciones son debidas a otras causas.

www.clinicajoaquinlamela.com
https://www.topdoctors.es/doctor/joaquin-lamela-lopez

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?

Las mascarillas y las no aglomeraciones, ¡cuánta salud nos han dado... y nos darán!