La práctica hace la perfección







“Es menester en cualquier médico, primero hacer ciencia, después uso y experiencia” (Guy de Chauliac)







    Cuando camino de madrugada voy oyendo inglés, las clases del curso Vaughan Intensive English que se vendía semanalmente con el periódico El Mundo. Richard Vaughan, en una de las clases sobre consejos para hablar inglés dice que lo fundamental es entender, luego tener confianza al hablar, y por último manejar la gramática básica del inglés, saber aplicarla oralmente. Aconseja repetir frases en inglés hablando en alto, solo, en la habitación. Y repite varias veces esta frase “practice makes perfection”.
    Pone el ejemplo de una bailarina Catherine que no sé a cuál se refiere, que alcanzó la perfección y está considerada ―según dice― como una de las mejores bailarinas en el mundo, a la que él preguntó cómo había conseguido esa perfección en los movimientos. Ella respondió qué lo consiguió trabajando duro, practicando todos los días durante varias horas los movimientos básicos con las piernas.
    Cita también una entrevista en la TV americana que le hicieron a Larry Bird, el mítico jugador de baloncesto de los Boston Celtics, uno de los cinco o diez mejores en la historia de la NBA. Le preguntaban cómo lo había conseguido. Respondió que cuando terminaba los entrenamientos con el equipo y sus compañeros se marchaban, él se quedaba una hora más en la cancha, tirando la pelota a la pared, cogiéndola, y tirando al aro para encestarla.    
    Estoy seguro qué Rafael Nadal ha hecho lo mismo, ha entrenado miles y miles de horas para ser uno de los tenistas mejores del mundo de todos los tiempos. Y también los mejores jugadores de fútbol.
    Imagino que esto mismo sucederá en muchas otras profesiones. Sucede, en la que conozco, la medicina. La práctica hace la perfección, que aquí cómo en cualquier otra nunca se alcanza, pero la práctica la mejora. No se puede ser buen médico sin haber visto, atendido, muchos, muchísimos enfermos. Y para esto hace falta tiempo, mucho tiempo, y mucho esfuerzo. Haber trabajado mucho. No basta con estudiar, que también.
    Tiene toda la razón Guy de Chauliac. La práctica hace la perfección.
   


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Obediencia (ciega) a las prescripciones de los médicos

Las malas personas