¿Es el ser humano un hijo de puta?






“El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad” (Albert Einstein)






    Arturo Pérez-Reverte dijo recientemente, en diversas entrevistas en radio y TV, que en términos generales el ser humano es un hijo de puta.
    Leí todas sus últimas novelas y leo casi todos sus artículos de los domingos en XL Semanal, y estoy casi siempre de acuerdo con sus opiniones expresadas en los periódicos, radio o TV sobre distintos asuntos. Pero no estoy de acuerdo con esta definición del ser humano. Lo estaría si hubiese dicho que algunos o muchos seres humanos son unos hijos de puta.
    Estoy casi seguro qué no diría esto mismo de los animales. Creo que es un amante de los perros y tampoco diría, estoy seguro, que en general todos los perros son unos hijos de puta. Y hasta creo que podría decir que ningún perro es un hijo de puta. Y sin embargo yo sí creo que, como los seres humanos, algunos perros son unos hijos de puta. Perros de algunas especies han agredido y matado a sus propios dueños, y esto creo que sí es ser eso que intentaré no volver a nombrar.
    Nací en El Pindo, un pequeño pueblo de La Coruña, y viví desde los cinco años en Quilmas, una pequeña aldea de al lado. Aquí vivía una familia, tal vez la más pobre de la aldea, y al padre lo vi, cuando era niño y bajaba para la playa, intentando sujetar por detrás a una cabra que tenía atada a un pino de una finca que no era suya. Me quedé sorprendido en aquel momento porque no entendí lo que quería hacer con ella. Lo entendí algunos años después. Todos sus hijos varones, que eran tres, asediaron a mujeres de la misma aldea o de otros lugares cercanos en más de una ocasión y no sé si consumaron alguna violación. También robaban ropa interior de los tendederos y se les había visto masturbándose mientras miraban a señoras que lavaban la ropa en las piletas de los pozos de sus huertas. El más joven tuvo relaciones sexuales con su hija. Ella, de esta relación, tuvo un hijo. Su padre fue detenido y pocos días después se suicidó en la cárcel de Corcubión.
    ¿Qué por qué cuento esto? Porque, en mi opinión, la bondad o maldad del ser humano depende más de la herencia, de los genes, que del ambiente. Me podrá decir qué si esa familia era muy pobre y dormían todos en una misma habitación, esto podría haber influido en el comportamiento de los hijos. ¿Y también en el del padre? Creo que esta forma de vivir hacinados la han tenido otras muchas familias y los hijos no se han dedicado a violentar a las mujeres, y ser eso que dice Pérez-Reverte. Nadie se hace perverso súbitamente, dijo Juvenal.
    Ya Sócrates dividía a las personas en buenas y malas. Mis padres, mis hijos, mi mujer, mis nietos, mis suegros y los consuegros de mis hijos fueron y son buenas personas. Los pocos amigos que tengo son buenas personas y ninguno es lo que dice Pérez-Reverte del ser humano. Yo, aunque alguna vez me llamaran eso que antes dije que no repetiría, creo que también soy buena persona. Tampoco creo, como él dijo, que luego el colegio, la educación, etcétera, te hace ser más educado, más correcto, pero una situación nueva, difícil, como cuando estás en una guerra, te hace cambiar y ser un... He conocido la misma cantidad o más de buenas personas entre la gente que casi no había ido a la escuela que entre los de carrera, lo que pasa es que la maldad de estos últimos es en otros ámbitos y de otras maneras. Y creo que en una guerra no se puede juzgar con objetividad la condición o cualidad del ser humano. Estoy seguro qué Pérez-Reverte no piensa de los familiares, amigos, o escritores con los que dice estar encantado cuando se reúne con ellos que sean lo que piensa él en general del ser humano
    Claro que hay muchas personas, hombres y mujeres, que son eso que dice Pérez-Reverte. Y lo son todos los días, en su trabajo o en cualquier otra situación, sin necesidad de estar en una guerra. Estamos viendo y conociendo muchas en Cataluña en los últimos meses. Con respecto a lo de Cataluña, creo que podría aplicarse lo que dijo Thomas Paine: una mala causa será defendida siempre con malos medios y hombres malos.
    Sigo pensando lo mismo que al principio. Que, en términos generales, hay buenas y malas personas, A estas últimas les aplicaría el calificativo de Pérez-Reverte para el ser humano.
     



Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?

El arte de enamorar (a las mujeres)