Consejos del Rey al Príncipe





  • Acostúmbrate a mirar siempre a los ojos.

  • No te canses jamás de ser amable con los demás.

  • Muestra interés, aunque no lo sientas.

  • Has de mostrarte animoso, aunque estés cansado; amable, aunque no te apetezca; servicial, aunque te cueste trabajo.

  • Saber callar es tan difícil como saber hablar. Al que sabe callar todos le entienden.

  • Acostúmbrate a dominar los impulsos y sujetar las ideas, para que no se te escapen de manera intempestiva y peligrosa. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

El arte de enamorar (a las mujeres)

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?