Terquedad






 “¡Cuán corriente es no considerar sensatos sino a los que piensan como nosotros!" (François de La Rochefoucauld)






    Verano de 2014. Leo y veo en la TV todos los días el lío entre palestinos e israelíes. No sé quiénes de ellos tienen más razón pero me parecen muy tercos cuando negocian, y que ninguno de los dos quiere dar el brazo a torcer. Claro que, al final, a los que se les tuercen los brazos y a veces la vida es a los pobres ciudadanos, heridos o muertos por los cohetes palestinos o las bombas israelíes.

    No conozco en detalle el problema palestino-israelí y seguro que metería la pata si considerara esto como un ejemplo de falta de flexibilidad en la negociación por los dos bandos para alcanzar una paz duradera. Por tanto, indudablemente este no es un buen ejemplo de terquedad, que es lo que pretendemos tratar hoy aquí.

    Pero estoy seguro que usted, lo mismo que yo, conoce personas tercas, obstinadas. Hasta lo podemos ser nosotros, usted o yo. A usted no sé, pero a mí más de una vez me han dicho que era terco e incluso algunas veces muy terco.

    Creo que todos en algunas ocasiones hemos sido tercos discutiendo con alguien que no pensaba como nosotros porque creíamos tener razón, pero a lo que quería referirme hoy es a los que lo son siempre o casi siempre y que el ser de esta forma a uno le da la impresión que disfrutan siéndolo.

    He conocido algún compañero de trabajo al que le resultaba imposible estar, alguna vez al menos, de acuerdo con los demás. Por eso, cuando tenía que hablar con él para plantear mi punto de vista sobre la forma de manejar un problema que había surgido en nuestro trabajo diario, siempre iba con pies de plomo, con mucho cuidado. Pero era igual. Él siempre tenía que mostrar, refunfuñando, su desacuerdo. Era misión imposible lograr su conformidad o acuerdo en algún asunto.

    Y acabé dándome cuenta que lo mejor era no intentar convencerle de que podía estar equivocado porque era perder el tiempo, ya que si alguna vez me parecía que había conseguido persuadirlo, enseguida daba marcha atrás y volvía a obstinarse y a decir que era él quien estaba en lo cierto.  

    No sé si Baltasar Gracián fue demasiado severo cuando escribió que todos los necios son obstinados y todos los obstinados son necios. ¿Piensa usted lo mismo? Aunque en la necedad y en la obstinación hay grados, como en casi todo en la vida, creo que tenía razón.

    Acabo de leer “La montaña mágica”, la novela considerada por los entendidos como una de las mejores o la mejor del siglo XX, y también Thomas Mann describe algún personaje testarudo. Creo que todos nos hemos encontrado más de una vez con personas asiduamente tozudas.

    Ojalá los palestinos e israelíes dejen de ser tan tercos y alcancen una paz duradera. 


www.clinicajoaquinlamela.com


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?

"Gripe mal curada"