Fernando Ónega


"La ironía es una tristeza que no puede llorar y sonríe" (Jacinto Benavente)

 

    Acabo de recibir por correo electrónico el artículo que he reproducido más abajo y que escribió este afamado periodista de Lugo en La Voz de Galicia hace pocos días, el 20 de febrero de 2014. Me ha gustado tanto, que me pongo a escribir sobre su autor después de habérselo reenviado a un amigo y a mi familia.

    Hace mucho leí por primera vez algún artículo de Fernando Ónega en el periódico “Arriba”, del que era subdirector, que mi suegro compraba a veces. Sus artículos ya me parecieron de aquella muy buenos, escritos por alguien que parecía muy sensato, con un gran sentido común. Mucho más tarde comencé a escucharle en la radio, opinando sobre temas de actualidad, y casi siempre estaba de acuerdo con la mayor parte de lo que decía y como lo decía.

    Nunca noté en él lo que en muchos otros periodistas: creerse en posesión de la verdad. Después de exponer su impresión sobre cualquier asunto, a continuación reconocía que las cosas podían ser distintas a como él las pensaba. Muchas veces se adornada con la ironía, y con el no saber si estaba subiendo o bajando (la escalera), característica tan peculiar de los gallegos.

    Después le conocí cuando fui invitado por Manuel Torre Iglesias al programa “Saber Vivir”, de TVE. Allí, en un espacio de pocos minutos, leía su opinión sobre alguna cuestión o asunto interesante que estaba sucediendo en aquel momento o acababa de suceder. En algunas ocasiones, recuerdo a Manuel Torre Iglesias diciéndole que pusiera más garra a lo que leía. Pero él no era vehemente y seguía diciéndolo, leyendo, a su aire, con tranquilidad. Todas las veces que participé en aquel programa, y después también en el mismo con el nombre de “La Mañana”, que dirige Mariló Montero, hablaba con él de la marcha de la política en Galicia, y siempre opinaba con exquisita sabiduría, sin ser categórico, con dudas, sobre unos y otros políticos. 

    Sigue participando ahora en este programa de TVE, en una tertulia donde se tratan a diario diversos temas de actualidad, y estoy seguro que sus apreciaciones son muy tenidas en cuenta por todos los participantes y la moderadora.

    Había oído que su relación con Rajoy era fría, distante, y alguna otra cosa pero me la callo porque puede no ser cierta. En cualquier caso, este artículo, que transcribo más abajo, el mejor que leí de él en mucho tiempo, ojalá no sea de los últimos que escriba en La Voz de Galicia porque le suceda lo mismo que a otros políticos y periodistas que dijeron o escribieron cosas que no le gustaron al todopoderoso Mariano Rajoy. Un ejemplo significativo, y de los últimos, el del director de “El Mundo”, Pedro J. Ramírez.

    Me contestó mi amigo diciéndome: “¡qué horror!”, y que ya lo había leído, y una persona de mi familia: “¡qué bueno el artículo, qué vergüenza de país!”.

 

Hacia la ocupación total
Fernando Onega

La Voz de Galicia, 20 de febrero de 2014 

La dirección de La Voz no me encomendó esta columna para repartir felicitaciones a nadie, y menos a la clase política. Pero el director me disculpará que hoy haga una excepción, porque es preceptivo felicitar al PP por la cantidad de talento, valía profesional y excelencia política y empresarial que se encuentra en su militancia más eximia. Por si alguien tiene dudas de esas altísimas cualidades, los próximos nombramientos en Enagás las despejan de forma contundente: tres veteranos militantes y otras dos personas que ostentaron altos cargos en las Administraciones del PP van a ser designados consejeros de esa empresa energética. Los cinco nombres de la gloria son: Antonio Hernández Mancha, Ana Palacio, Isabel Tocino, Luis Valero y Gonzalo Solana. 

    Como es natural, todos ellos (y ellas) serán designados por su amplia experiencia en el sector energético y concretamente en el especializado ámbito del gas. No acceden a ese consejo por ningún vínculo político ni ideológico. Estoy convencido de que sus biografías y preparación técnica han sido examinados con todo rigor y comparados con otros posibles aspirantes. Aunque el control accionarial de Enagás corresponde a la estatal SEPI, eso no significa en modo alguno que se deje manejar por los poderes públicos ni que haya una intención oculta de tener en el consejo personas próximas al Gobierno por lo que se pueda necesitar. El hecho de que el Ministerio de Industria esté preparando una reforma del sector del gas es una pura casualidad.

También merece sincero elogio la entrada de los cinco en bloque. En tromba, que se suele decir en estos casos. Podía hacerse nombre a nombre, que era más disimulado y levanta menos sospechas. Pero no: sinceridad ante todo. Cuando se entra a administrar una empresa estratégica, se entra con toda la escuadra, no sea que después no haya segunda oportunidad. Si se trata de ocupar, se ocupa, que para ello se habló de la nueva derecha española como «la derecha sin complejos». Ya está bien de andar con timideces en esto de la ocupación de organismos, instituciones y ahora empresas. Hay que hacerlo por las claras y sin tapujos. Eso es anticiparse a la Ley de Transparencia.

    Y cierro estos elogios con un último testimonio de satisfacción por el progreso de la democracia. Cada vez está más claro nuestro poder como votantes. Cuando depositamos un voto en la urna cada cuatro años, no estamos eligiendo solo un Parlamento ni un Gobierno municipal, autonómico o nacional. Estamos eligiendo administradores de empresas. Cada día es más perfecto nuestro sistema representativo. Y más abierto. Y más libre de injerencias y caprichos del gobernante. Estamos alcanzando la máxima perfección.

 
www.clinicajoaquinlamela.com

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?

Arrugadísima, guapísima