Silicosis en Galicia


 



"La enfermedad hace agradable la salud; el hambre la saciedad; la fatiga el reposo" (Heráclito de Efeso)





La silicosis es una enfermedad pulmonar causada por inhalación de polvo de sílice cristalina. La sílice es un mineral que forma parte de la arena, roca y otros minerales como el cuarzo o la pizarra. Afecta a los trabajadores expuestos al polvo de sílice en diversas ocupaciones como minería, fabricación de vidrio y trabajo en fundiciones. Con el tiempo, la exposición a partículas de sílice causa enfermedad en los pulmones, dañando su capacidad para respirar.  No existe cura para la silicosis, pero puede ser prevenida.
    Hay tres tipos de silicosis:

  • ·       Silicosis aguda, que causa tos, pérdida de peso y fatiga en unas pocas semanas o años de exposición al polvo de sílice inhalado.
  •       Silicosis crónica, que aparece de 10 a 30 años después de la exposición y suele afectar preferentemente a las áreas superiores del pulmón y a veces causa cicatrices extensas.    
  •      Silicosis acelerada, que ocurre dentro de 10 años de exposición de alto nivel.

    La silicosis puede desarrollarse en unas pocas semanas o décadas después de la exposición. Cuando la gente respira polvo de sílice, inhala pequeñas partículas de sílice cristalina que se acumula en los tejidos de los pulmones y reduce su capacidad para respirar.
    La silicosis afecta los pulmones dañando el revestimiento de los sacos aéreos o alveolos del pulmón. Después, se producen cicatrices y, en algunos casos, fibrosis masiva progresiva cuando hay cicatrices severas y rigidez del pulmón.

    Los síntomas de la silicosis pueden aparecer a partir de algunas semanas a muchos años después de la exposición al polvo de sílice. Los síntomas generalmente empeoran con el tiempo y cuando ocurren cicatrices en los pulmones. La tos es un síntoma temprano.
    En la silicosis crónica, es posible que solo se tenga al comienzo una radiografía de tórax anormal y luego se desarrolle lentamente tos y dificultad para respirar.
Al padecer silicosis aumenta el riesgo de tuberculosis, cáncer de pulmón y bronquitis crónica. 

    La silicosis es causada por la exposición a sílice cristalina, que proviene de picar, cortar, taladrar o moler tierra, arena, granito, pizarra u otros minerales. Cualquier ocupación donde se altera la corteza terrestre puede causar silicosis Se conoce una larga lista de ocupaciones: diversas formas de minería, como la de carbón y rocas duras, trabajos de construcción, trabajos en túneles, excavación de pozos, albañilería, chorro de arena, fabricación de vidrio, trabajos de cerámica, trabajo en la industria del acero, canteras, y cortar piedra.    

    Haber trabajado en una industria de riesgo es la mejor pista para sospecharla, y una radiografía de tórax es crucial para diagnosticar silicosis. Cuando hay dudas de si es normal debe realizarse una tomografía computarizada de alta resolución (TCAR).

     En Galicia los neumólogos diagnosticamos silicosis pulmonar en trabajadores de la pizarra (sobre todo en las provincias de Orense y Lugo) y en canteras de piedra. También se empiezan a diagnosticar en trabajadores de encimeras de cocina.

    Todavía se sigue utilizando la radiografía de tórax para el diagnóstico de silicosis. Cuando hay dudas si es normal la radiografía de tórax debe realizarse una TCAR. Con la TCAR pueden visualizarse los nódulos silicóticos, localizados preferentemente en los lóbulos superiores pulmonares, hasta del tamaño de 1mm, tamaño que no se visualiza en la radiografía de tórax. 

    Los neumólogos estamos preocupados porque después de diagnosticar silicosis en estadios iniciales en trabajadores en minas y naves de pizarra o canteras de piedra, con informes de expertos radiólogos que visualizan nódulos de 1-3mm en la TCAR de tórax, cuando acuden al Instituto Nacional de Silicosis en Oviedo allí muchas veces se rechaza el diagnóstico después de examinar las imágenes de las TCAR que llevan los enfermos. Informan que después de visualizar las imágenes en su servicio de radiología con la técnica de MIP (Máxima Proyección de Intensidades), técnica que solo muestra los vóxeles con mayor intensidad de contraste, descartan que exista silicosis en muchos de los casos o si observan nodulillos milimétricos lo achacan muchas veces a patología de la vía aérea pequeña o, si es fumador, a BR-EID (bronquiolitis respiratoria-enfermedad intersticial difusa) que es una patología extremadamente rara en los fumadores y fácil de diferenciar de la silicosis.

    Un abogado orensano que hizo un curso en este Instituto Nacional de Silicosis de Oviedo me comentó que allí solo se valoran los nodulillos cuando tienen 5 o más milímetros.  Son igual de silicóticos los nodulillos de 1mm que los de 5mm. Y cuanto más precozmente se diagnostique la silicosis más pronto se deberá apartar al trabajador de la exposición al polvo de sílice que le causó la enfermedad. Además, la silicosis pulmonar puede progresar después de cesar la exposición al polvo de sílice cristalina.

    Recientemente se publicó un artículo, Subradiologic silicosis6, en el que la definen como silicosis detectable en el examen patológico del tejido pulmonar pero no visible radiológicamente, después de haber comparado los hallazgos en los pulmones de trabajadores fallecidos con sus radiografías de tórax obtenidas poco antes de la muerte.

    No hay cura ni tratamiento para detener la progresión de la silicosis. La prevención sigue siendo la mejor manera de evitar la enfermedad. En algunos casos de silicosis avanzada se puede considerar la realización de un trasplante pulmonar.

Bibliografía

1) Educación de pacientes con Silicosis. Chest Foundation (American College of Chest Physicians).

2) Silicosis pulmonar: hallazgos radiológicos en la tomografía computarizada. Radiología, 2012.

3) Artificial stone associated silicosis: a systematic review. Int J. Environ. Res. Public Health 2019, 16, 568.

4) Artificial Stone silicosis. Chest 2020; 158 (3): 1060-1068. Editorial: Artificial stone silicosis. Removal from exposure is not enough. Chest 2020; 158 (3): 862-863.

5) Silica-associated lung disease: An old-world exposure in modern industries. Respirology (2019) 24: 1165-1175.

6) Suradiologic silicosis. Am J Ind Med. 2018; 61:877-885.

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

La desconfianza y los gallegos (Los gallegos: ¿cautos o desconfiados?)

El deseo