Gripe y antibióticos





“El arte de medicina consiste en entretener al paciente mientras la naturaleza cura la enfermedad” (Voltaire)






Con la epidemia de gripe, muchos pacientes acuden por segunda vez a la consulta de médicos neumólogos para una segunda opinión viendo que los síntomas no mejoran tras seguir el tratamiento recomendado por médicos generales o en los servicios de urgencias, a pesar de haber sido diagnosticados de gripe correctamente.
    En algunos casos, los médicos generales o los de los servicios de urgencias han realizado una radiografía de tórax al paciente para descartar infección pulmonar o neumonía, pero el resultado es normal. Sin embargo, en muchos casos, aunque la radiografía de tórax es normal, con el diagnóstico de gripe se prescriben antibióticos.

El tratamiento preventivo con antibióticos
Algunos médicos creen, erróneamente, que el antibiótico puede evitar que la gripe se complique con una neumonía bacteriana. Sin embargo, el antibiótico “preventivo”, como se hacía antes, también incorrectamente, ordenándolo antes de las intervenciones quirúrgicas, no evita la infección pulmonar bacteriana que se puede presentar como complicación en la gripe.
    No existe ningún antibiótico que sea eficaz para tratar el virus influenza, que es el virus que causa la gripe. Cuando existe un caso de gripe, en la radiografía de tórax pueden presentarse opacidades pulmonares causadas por el propio virus. En estos casos, cuando resulta difícil conocer con seguridad si están causadas por el virus de la gripe o por una bacteria, está justificado el tratamiento con antibiótico.
    En cualquier caso, afortunadamente, no es habitual que el virus influenza produzca infección severa en los dos pulmones, causando insuficiencia respiratoria severa, que incluso puede ser mortal al no existir tratamiento antibiótico eficaz.

¿Es eficaz seguir el tratamiento antibiótico para la gripe?
Los pacientes a veces comentan que su estado de salud ha mejorado, después de ser diagnosticados de gripe y tratados con un antibiótico. Sin embargo, si la gripe no se ha complicado con neumonía o sinusitis, la mejoría de los síntomas se produce con el paso de los días porque los síntomas molestos de la gripe mejoran solos, con el paso del tiempo. Sin embargo, muchos pacientes afirman que su estado de salud ha mejorado gracias al antibiótico, y esto se debe al efecto placebo de los medicamentos y al paso de los días.
    Esto no solamente sucede con los casos de gripe, sino también en las bronquitis agudas causadas casi todas o todas por virus. El paciente atribuye la mejoría espontánea que se produce cuando se les recomienda tratamiento, al medicamento. Sin embargo, en la bronquitis aguda, como en la gripe, no existe ningún tratamiento antibiótico efectivo.
    Aquí si que irían bien las palabras de Voltaire, él que amaba a los médicos, citadas más arriba.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Las malas personas

Obediencia (ciega) a las prescripciones de los médicos