Ruidos sibilantes ("pitos") en el tórax


 


“Si escuchas al paciente él te está diciendo el diagnóstico” (William Osler)



 


    Los ruidos sibilantes o silbidos en el tórax (los pacientes gallegos los llaman “pitos” o “gaitas”) se pueden producir por diversas causas y suelen acompañarse de otros síntomas como la tos y/o la dificultad respiratoria (disnea).

    Se originan al pasar el aire a través de bronquios estrechados, ya sea por inflamación o infección, compresión extrínseca, o por un obstáculo intrínseco como un cuerpo extraño, moco, o una tumoración benigna o maligna.

    Hay un dicho en medicina que señala que no todo lo que pita es asma. El asma es la causa más frecuente de los ruidos sibilantes, cuando, además, se acompañan de tos y dificultad respiratoria. Los pacientes con asma los conocen bien y cuando los notan en el pecho saben que probablemente su asma se está agravando. Puede ser el primer síntoma de esta enfermedad si no había sido diagnosticada previamente, y suele acompañarse de tos y/o disnea.

    Los ruidos sibilantes también se pueden escuchar en la bronquitis aguda, tanto en niños como en adultos sanos. Se oyen los sibilantes debido a la inflamación bronquial y/o al aumento de la mucosidad que secretan las glándulas bronquiales causado por la inflamación. Aunque es más fácil oírlos cuando la bronquitis aguda se produce en pacientes que ya sufren enfermedad pulmonar obstructiva crónica. También se pueden escuchar al auscultar a los niños con bronquiolitis (inflamación de las pequeñas vías aéreas, bronquiolos, causada por virus). Pero también se pueden auscultar ruidos sibilantes en enfermedades infecciosas, inflamatorias y vasculares pulmonares: gripe, neumonía, bronquitis crónica y enfisema pulmonar, embolismo pulmonar, etcétera.

    Cuando la causa de los ruidos sibilantes es un cuerpo extraño que se ha alojado en el árbol traqueobronquial de un adulto es fácil diagnosticarlo. Puede ser más difícil en un niño de corta edad. En cualquier caso, afortunadamente, es una causa infrecuente.

    Es más frecuente oírlos cuando están causados por una tumoración. En estos casos, salvo que la tumoración se aloje en la tráquea, los ruidos sibilantes pueden auscultarse solo en uno de los dos hemitórax, y si el paciente es fumador debe descartarse una neoformación pulmonar.

    Como conclusión, los ruidos sibilantes torácicos pueden deberse a causas diversas, y, aunque el asma es la causa principal no es la única. Pueden ser causas benignas, como la bronquitis aguda o la gripe, o más serias como una tumoración maligna pulmonar.

www.clinicajoaquinlamela.com
www.doctorlamela.es
www.joaquinlamela.blogspot.com
www.topdoctors.es/doctor/joaquin-lamela-lopez

   

   

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?

Las mascarillas y las no aglomeraciones, ¡cuánta salud nos han dado... y nos darán!