La muerte, los atentados terroristas...





“La fuente de todas las miserias para el hombre no es la muerte, sino el miedo a la muerte” (Epicteto de Frigia)





    Era muy niño. Dormía con mi abuela. Tenía mucho miedo a la muerte, a morirme. No sé si se debía a que mi abuela después de acostarnos rezaba el rosario y terminaba con una oración a un santo para que nos diera una muerte buena, rápida y tranquila. Y a ella se la dio. Se acostó como todos los días y por la mañana, cuando mi madre le llevaba una taza de leche a la cama, estaba muerta. Seguí pensando y temiendo a la muerte hasta mucho después de morirse ella. No le diré si se lo tengo ahora.
    Lo cuento, ahora, después de leer que este joven terrorista de 17 años, el conductor de la furgoneta que mató a tantas personas en Barcelona, deseaba matar a todos los infieles del mundo.
    No me creerá lo que le voy a decir que pensaba después de morirse mi abuela. Creerá que estaba loco. Ahora ya no lo pienso. Pero después de morirse mi abuela, de haber rezado con ella pidiendo una muerte tranquila, tenía mucho miedo a que a mí me sucediera lo mismo que a ella. ¿Y sabe que pensaba? Me da vergüenza. Esperaré a decírselo cuando esté finalizando el escrito. ¡Porque tengo que decírselo! Por eso estoy escribiendo. Me dará menos vergüenza más tarde.
    No debía creer que hubiese un cielo al que yo fuese si me moría y estuviese mejor que en la tierra, en Quilmas, donde vivía, porque si creyese que lo había no pensaría lo que pensaba. No le voy a decir lo que creo ahora.
    Los terroristas del estado islámico piensan muy distinto a lo que yo pensaba cuando era niño y le tenía miedo a la muerte. Al parecer ellos no tienen miedo a morir. Yo tenía mucho miedo. Ellos quieren matar a los infieles. Yo, si me moría, quería que me acompañaran los amigos. Todavía no le voy a decir cómo. Se lo diré al final. Ellos creen en el cielo, adonde irán con Alá; yo no sé si creía en el cielo. A mí posiblemente me influyó mi abuela en el miedo a la muerte, pero no en lo que pensaba hacer antes de morir. A ellos les influyen en lo que piensan o creen y en lo que hacen antes de morir.
    Y me pregunto: ¿Cómo alguien puede incitar a matar a otras personas por no tener sus mismas creencias religiosas? ¿Cómo alguien puede morir matando convencido de que al morir se irá con su Dios y muchas vírgenes?
    Después de morirse mi abuela pensaba qué si enfermaba, antes de morirme, “llevaría” conmigo a los amigos ―no llegué a comprar una escopeta porque no enfermé― para que no siguieran pasándolo bien ellos solos aquí en la tierra. Lo seguí pensando algún tiempo, no sé cuánto, pero bastante tiempo.
    A mis pocos amigos les digo ahora que estén tranquilos. Que ya no pienso así. Porque tampoco ni ellos ni yo nos divertimos como cuando éramos jóvenes.
    Dicen, los que me conocen, que soy egoísta. ¡Cuánto más lo debía ser cuando era niño!    



Comentarios

Entradas populares de este blog

Tos sin enfermedad orgánica

Enamorarse y casarse después de los 60, ¿es saludable?

Arrugadísima, guapísima